Estamos conscientes de nuestra necesidad de los dones y los talentos de otros en el cuerpo de Cristo y buscamos intencionalmente formar alianzas con aquellos que comparten nuestros compromisos de fe.