“Hay algo maligno en la mentalidad misionera que está dispuesta a enviar personas al otro lado del mar, arriesgando sus vidas e invirtiendo enormes cantidades de dinero, pero que no está dispuesta a cruzar la calle para ministrarle a los extranjeros que viven ahí”.
— J. D. Payne

Las iglesias de la PCA toman muy en serio el mandamiento de nuestro Señor de ser testigos en “Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”. La demografía de “Jerusalén y Judea” está cambiando dramáticamente. Hoy en día 1 de cada 7 residentes de los Estados Unidos es nacido en el extranjero.

¿Cómo querrá el Señor que respondamos en este nuevo medio ambiente?

Muchas iglesias de la PCA ven oportunidades sin precedentes en estos cambios, oportunidades vitales para el ministerio de misericordia y las misiones. Creen que Dios está trayendo al mundo a su puerta para que demuestren su amor de Dios y compartan el evangelio con personas de todas partes del mundo (muchas de ellas provienen de países donde no se conoce el evangelio) y que ahora viven en sus vecindarios o a una corta distancia.

Durante casi una década el ministerio de MNA de enseñanza del inglés como segundo idioma ha promovido la visión de alcanzar a los inmigrantes y actualmente cerca de 200 iglesias ofrecen sus cursos. La enseñanza del inglés como un segundo lenguaje ha sido una buena herramienta para que muchos inmigrantes conozcan el evangelio, ha alentado la fe de muchos que ya eran creyentes y ha hecho mucho para avanzar el Reino de Dios.

Nos emociona enterarnos de otro ministerio de la PCA dirigido a los refugiados e inmigrantes con la participación de personas e iglesias. Muchos han expresado interés en explorar esta clase de ministerio.