Algunos ríos corren tan profundo, que parecen tranquilos. Los de poca profundidad rugen mientras rebotan sobre las rocas. Es fácil reprimir a los superficiales. Los profundos aran todo a su paso, con un profundo impacto en el campo.
Dios está buscando personas que, como algunos ríos, quieran correr a lo profundo. Él necesita reformadores, hombres y mujeres comprometidos a traer avivamiento y reforma a su mundo. Esto requiere que individuos comunes y corrientes hagan lo extraordinario con una pasión ardiente por una transformación cultural que brinde libertad a los hispanos para la gloria de Dios.
— Dr. Roger Smalling
 

Obtenga Gratis Este Valioso Recurso Diez Preguntas Para Hacer si Usted Siente un Llamado a Ser un Pastor

¿Cómo puedo saber que soy llamado a ser pastor?

Una llamada al ministerio viene a través de un caminar personal con Cristo, por la aplicación fiel de los medios ordinarios de la gracia: La Palabra, la oración y los ministerios de la iglesia.

Un hombre fiel en su vida devocional aprenderá a prestar atención a la voz interior del Espíritu Santo junto con las Escrituras, si es llamado y tendrá pocas dudas al respecto. El liderazgo de su iglesia local discernirá sus dones y confirmará esa llamada. Una llamada al ministerio no es diferente de otras guias personales a través de los medios ordinarios de gracia.

En el Nuevo Testamento, una llamada es tanta interna como externa; una mezcla de lo subjetivo y lo objetivo.

El interno es el testimonio del Espíritu Santo, combinado con la Palabra de Dios. El externo es el reconocimiento de la misma por el liderazgo de la iglesia local. Ambos apuntan hacia la preparación y la ordenación.

Tenemos dos recursos gratuitos que le recomendamos que lea cuando busque la guía divina: Haga clic en el enlace para acceder a ellos Avivamiento Personal y Cómo ser guiado por Dios.